Otro viernes de pocos amigos, nada de salir y muchos reblogs.

(Fuente: autremondeimagination)

Pre funeral: Isaac y Augustus.

  • Isaac: Augustus Waters era un bastardo auto agrandado. Pero lo perdonamos. Lo perdonamos no porque tenía un corazón tan metafóricamente bueno como su literal absorbida, o porque sabía más sobre cómo sos tener un cigarrillo que cualquier no fumador en la historia, o porque tiene 18 años y debería haber tenido más.
  • Augustus: 17.
  • Isaac: Estoy asumiendo que tienes un poco de tiempo, bastardo interruptor. Te estoy diciendo (...), Augustus Waters hablaba tanto que interrumpe en su propio funeral. Y era pretencioso: dulce Jesucristo, ese chico nunca se enojó sin considerar las abundantes metáforas resonantes de la pérdida de producción de los humanos. Y era vanidoso: no creo alguna vez haber conocido a una persona físicamente atractiva que fuera más consciente de su atractivo físico... pero siempre diré esto: Cuando los científicos del futuro aparezcan en mi casa con ojos de robots y me digan que los pruebe, les diré a ellos que se desenrosquen, porque no quiero ver un mundo sin él. Y luego, habiendo hecho mi punto retórico, me pondré mis ojos robóticos porque con ellos probablemente pueda ver a través de las faldas de las chicas y esas cosas. Augustus, mi amigo, buen viaje.
  • Augustus: Cortaré la parte sobre ver a través de las faldas de las chicas.
  • Isaac: Maldito Augustus, editando su propio elogio.